Archivos

  • Núm. 521 (2020)

    Atenea 521 contiene trece artículos. Los primeros nueve corresponden a la sección regular, que incluye, además, dos reseñas. Los cuatro restantes forman parte de un dosier titulado “Límites y dilemas de la representación de los perpetradores de violaciones a los derechos humanos en espacios públicos”, presentado y coordinado por Daniela Jara, Carolina Aguilera y Loreto López.
    Los nueve primeros artículos de Atenea 521 presentan nuevas perspectivas para estudiar asuntos propios de sus áreas. Por su parte, los artículos reunidos en el dosier plantean críticamente aspectos relacionados con la representación de los perpetradores de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura cívico-militar chilena que sucedió al golpe de estado de 1973.

  • Atenea 520 2020

    Núm. 520 (2019)

    En este número de Atenea publicamos ocho artículos. Los dos primeros abordan relaciones interculturales; uno, centrado en la labor de los kimches, y el otro, en la práctica de tejedoras mapuche. Otros dos artículos se refieren a artes visuales e indagan, uno, en el arte político, y el otro, en la experiencia del Taller de murales de la Universidad Católica de Valparaíso. Además, un artículo del área de la arquitectura urbana se detiene en un caso de paternalismo empresarial. Por último, publicamos tres artículos de estudios literarios: el primero explora el factor ideológico de la formación de los cánones estéticos, y está dedicado a Borges y Bloom; el segundo, en el cuento cinematográfico de Villaurrutia, y el tercero, en los diarios de viaje de Francisco Echaurren. Se publican aquí dos notas. Una referida a un libro de Atilio Borón sobre el liberalismo de Vargas Llosa, y la segunda, al segundo volumen del proyecto de historia crítica de la literatura chilena. Presentamos también, en “Comentarios y ensayos críticos”, los aportes de Grínor Rojo y de Alberto Giordano; y en “Presentaciones y discursos”, la presentación de Sergio Vergara al número 518 de Atenea, y los discursos de quienes recibieron el Premio Atenea 2018. Tres reseñas de libros completan este número.

  • Núm. 519 (2019)

    En este número de Atenea predominan los análisis de los discursos: los cursos de animástica, el caso de Gabriela Blas, los mitos de Eva y Pandora, la novela de Lispector, las acciones de “artivismo”, los diarios de Oyarzún, el Canto al indio atacameño y las novelas de Zambra, Fernández y Sanhueza, constituyen todos corpus discursivos, entendidos como lugares donde se cruzan variables históricas, filosóficas, sociales, étnicas, de género y estéticas. Se completa esta Atenea 519 con dos reseñas de libros sobre estudios literarios y semiológicos.

  • Núm. 516 (2017)

    Atenea presenta en este número quince artículos que se constituyen en un aporte a sus respectivos campos de investigación. Acogemos con gratitud a sus autores, académicos de universidades de Chile, Perú y España, en la comunidad de pensamiento que imagina y conjura el rostro, siempre severo y siempre sonriente, de Atenea, la diosa tutelar.

  • Revista Atenea número 515

    Núm. 515 (2017)

    La revista Atenea pone a disposición de sus lectoras y lectores catorce artículos sobre Literatura, Artes Visuales y Lingüística, cuyas tesis y conclusiones son valiosas dentro del marco de sus respectivos campos de estudio. Damos continuidad, de este modo, al sueño de crear, mediante el encuentro de investigadores de disciplinas diversas, una comunidad abierta a nuevas voces que contribuyan al desarrollo del pensamiento crítico en Latinoamérica.

  • Atenea numero 14

    Núm. 514 (2016)

    El número 514 de Atenea contiene dieciséis artículos de investigadores provenientes, fundamentalmente, de los ámbitos disciplinares de la historia, la filosofía, la sociología, la psicología, la economía, la comunicación y la literatura. Los lectores de la revista podrán apreciar algunas de las preocupaciones que, hoy en día, conmueven las sensibilidades e inteligencias de sus autores, académicos de Chile, Brasil, México y España.

  • Revista atenea número 513

    Núm. 513 (2016)

    Este número de ATENEA incluye dieciséis artículos, reunidos en torno a cuatro núcleos organizadores, de investigadores e investigadoras de universidades de Chile, Venezuela, Argentina, Colombia, España, Grecia y Bélgica. Respondemos así al compromiso de contribuir a la articulación de comunidades de pensamiento, capaces de abordar, desde diferentes perspectivas, temas y problemas de relevancia cultural.

  • Vol. 1 Núm. 5 (1924)

    SEÑOR Presidente, señoras, señores:

    Al alborear el siglo diez y seis, dos tendencias bien definidas, y en cierta manera antagónicas, se diseñaban en la poesía portuguesa: la tendencia medioeval, preponderante en los siglos anteriores, y la tendencia clásica, caracterizada por la imitación de las obras de la antigüedad greco-latina.

    Durante los siglos doce, trece y catorce, dió vida y explendor a la primera, la influencia, en la lírica portuguesa, de la poesía provenzal, y en la épica, la de las gestas del norte de Francia: al par que la segunda, latente, si se quiere, no fenecida, en aquel largo período, tuvo pocas ocasiones de manifestarse, y sólo vino a dar testimonio de su existencia en la segunda mitad del siglo quince, y mejor aún, en los primeros años del siglo diez y seis, en que se alzó omnipotente, amenazando concluir con su ya entonces desairada rival. 

     

  • Vol. 1 Núm. 4 (1924)

    DESPUÉS de haber convivido durante algún tiempo con el espíritu de Guyau, que se desprende de sus obras, me pongo a escribir este ensayo lleno de veneración hacia él. Es una veneración simpática, cariñosa y dulce la que inspira ese filósofo-poeta, alma atormentada y noble, esforzada, infatigable y doliente, que realizó en su corazón la armonía suprema de la ciencia, de la poesía y del amor.

    Guyau pertenece por su temperamento a esa escuela llamada por Michelet «humana y sentimental» que principia con Abelardo en el siglo XII y tiene más tarde como representantes a Fenelón y Rousseau.

    En la segunda mitad del siglo XIX ( 1854-1888) señala Guyau un momento de la evolución filosófica entre el positivismo de mediados de la centuria y el idealismo trascendental de nuestro época. Se encuentra ligado al positivismo austero y seco de Comte, al positivismo sonriente, amargo y travieso de Renán y a la macicez erudita y seria hermoseada por el arte del pensamiento de Taine. Pero no es tan exclusivamente positivista y es más idealista que ellos. Por esta característica suya debe figurar Guyau como precursor de Bergson, Boutroux, James y Eucken; más su idealismo es ante todo sentimental y humano y no toma las formas metafísicas trascendentales que reviste en las ideas de estos filósofos. Su mente no se siente atraída por los problemas del ser y de la sustancia, del origen de la vida, del sujelo y del objeto, u otros análogos sino que busca todos aquellos tópicos que tengan algo de calor cordial. Parece que Guyau hubiera previsto que sus años iban a ser brevemente contados y dispuesto que su alma fuera en ese corto lapso lo más útil y radiante posible. Así aplica su genio a los asuntos de interés social, como ser el arte, la moral, la educación y la religión.

  • Vol. 1 Núm. 2 (1924)

    La Francia del siglo XVI ofrece a los estudiosos un notable conjunto de escritores de raro talento, cuyas obras, apreciadas hoy en todo su valor, constituyen un tesoro precioso para la cultura humana.

    Al lado de poetas exquisitos como Pedro RONSARD y Francisco MALHERBE. florecieron prosistas tan eminentes como Santiago AMYOT. cuya traducción de Plutarco constituye un monumento de erudición y de lenguaje, y Juan CALVINO. no menos célebre por su «Institución de la Religión Cristiana» .

    RABELAIS. el fraile aventurero, el de la sonora carcajada, el más genial de los satíricos de Europa, es también de esta época.
    También lo son Clemente MAROT, el poeta de las baladas y traductor de los Salmos, y Pedro LEROI, canónigo de Rouen, autor de la sátira Menipea. que tan honda repercusión política tuvo en los tiempos de Enrique IV.

  • Vol. 1 Núm. 1 (1924)

    Después de cinco años de labor, la Universidad de Concepción ha podido realizar el anhelo de dar a la publicidad por lo menos una revista. Hasta este momento, han debido concretarse sus esfuerzos a la enorme tarea de atender al mantenimiento de sus escuelas.

    Puede ser que, andando el tiempo, al lado de esta revista de carácter general, nos sea permitido ofrecer otras consagradas a dominios particulares de la ciencia, como es propio de toda verdadera Universidad.

    Esta revista, como la Universidad que la sostiene, tratará de servir los intereses de la cultura en todas sus dimensiones. Desde los fundamentales de la industria y de la producción material, hasta los superiores del espíritu y de los valores morales. Desde los de la región, hasta los de la patria toda. Será en este sentido nacionalista; pero nó de un nacionalismo estrecho, sino entendido: <<1.°, como amor al suelo del país y a sus ´pobladores, considerados en cuanto núcleos de fuerzas en potencia, capaces de inmenso desarrollo, y 2.°, como amor a la nación en cuanto unidad de vigor dentro de la solidaridad de la raza y de la humanidad.>>